Llantas de aleación ligera

Cada dos semanas

– Limpie las llantas de aleación ligera de sal antihielo y polvillo de los frenos.
– Limpie las llantas con un detergente que no contenga ácido.

Cada tres meses

– Frote las llantas detenidamente con cera dura.

Es necesario aplicar con regularidad productos de conservación para que el aspecto decorativo de las llantas de aleación ligera siga manteniéndose durante mucho tiempo. Si las sales antihielo y el polvillo de los frenos no se limpian con regularidad se dañará el aluminio.

Utilice productos especiales sin ácidos para la limpieza de las llantas de aleación ligera.

Para el cuidado de las llantas no se deberán utilizar abrillantadores para la pintura ni productos abrasivos. En el caso de que se haya dañado la capa de protección de la pintura, debido a impactos de piedras, p. ej., habrá que reparar de inmediato el desperfecto.

¡ATENCIÓN!

  • Jamás se limpiarán los neumáticos con toberas de chorro cilíndrico. Aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños a los neumáticos. Existe peligro de accidente.
  • La presencia de agua, hielo o sal antihielo en el sistema de frenos puede reducir la eficacia de frenado, por lo que existe peligro de accidente. Inmediatamente después del lavado evite maniobras de frenado bruscas o repentinas. Habrá que frenar repetidas veces hasta que los frenos “se sequen” →, “Capacidad y distancia de frenado”.
    Vease tambien:

    Bloqueo de la palanca selectora
    Con el encendido conectado, la palanca selectora en la posición "P" o "N", permanece bloqueada. Para sacarla de estas posiciones habrá que pisar el freno y apretar ...

    Asientos térmicos
    1 – Asiento térmico* izquierdo Con el encendido conectado, la superficie del asiento y el respaldo se pueden calentar eléctricamente. La calefacción se conecta y se regu ...

    Llaves
    Con el coche se entregan dos llaves A que sirven para todas las cerraduras. Además, se adjunta un llavero de plástico B con el número de la llave. ¡Atención! ...