Lavado a mano del vehículo

❀En interés del medio ambiente, el coche debiera lavarse sólo en lugares especialmente previstos para ello. Lavar un vehículo fuera de estas condiciones puede incluso estar prohibido en determinadas zonas.

Primeramente, usar abundante agua para reblandecer la suciedad, y enjuagar lo mejor posible. Seguidamente, limpiar el vehículo empezando por el techo y hacia abajo con una esponja blanda o guante para lavar, y ejerciendo poca presión, sobre todo al limpiar la superficie de los faros. Emplear jabón, preferentemente con pH neutro, sólo cuando la suciedad sea persistente. Enjuagar lo más a menudo posible la esponja o el guante de lavado.

Dejar para lo último la limpieza de las ruedas, zonas inferiores de las puertas (taloneras) etc. Para ello, emplear, a ser posible, una segunda esponja.

Después del lavado, enjuagar a fondo el vehículo y, finalmente, secarlo con una gamuza.

Recomendaciones

  • El vehículo no debiera lavarse a pleno sol.
  • Si se lavase el vehículo con una manguera, no debiera dirigirse el chorro de agua directamente a las cerraduras ya que podrían helarse en invierno.
    Vease tambien:

    Retrovisores exteriores
    Los retrovisores exteriores se ajustan mediante el mando giratorio situado en la consola central. Fig. 87 Mando de los retrovisores exteriores Ajuste básico de los retrovisores exteriores ...

    Generalidades
    A elevadas temperaturas exteriores y alta humedad del aire puede ocurrir que del evaporador gotee agua de condensación. El agua es canalizada al exterior, pudiendo llegar a formarse un ...

    Testigos luminosos
    La disposición de los testigos luminosos depende de la versión del modelo y del motor. Los símbolos que seguidamente se describen se encuentran también en los propios ...