Lavado a mano del vehículo

❀En interés del medio ambiente, el coche debiera lavarse sólo en lugares especialmente previstos para ello. Lavar un vehículo fuera de estas condiciones puede incluso estar prohibido en determinadas zonas.

Primeramente, usar abundante agua para reblandecer la suciedad, y enjuagar lo mejor posible. Seguidamente, limpiar el vehículo empezando por el techo y hacia abajo con una esponja blanda o guante para lavar, y ejerciendo poca presión, sobre todo al limpiar la superficie de los faros. Emplear jabón, preferentemente con pH neutro, sólo cuando la suciedad sea persistente. Enjuagar lo más a menudo posible la esponja o el guante de lavado.

Dejar para lo último la limpieza de las ruedas, zonas inferiores de las puertas (taloneras) etc. Para ello, emplear, a ser posible, una segunda esponja.

Después del lavado, enjuagar a fondo el vehículo y, finalmente, secarlo con una gamuza.

Recomendaciones

  • El vehículo no debiera lavarse a pleno sol.
  • Si se lavase el vehículo con una manguera, no debiera dirigirse el chorro de agua directamente a las cerraduras ya que podrían helarse en invierno.
    Vease tambien:

    6 – Indicación de las posiciones de la palanca selectora
    La posición de la palanca selectora del cambio automático se indica en el display; véase el capítulo “Cambio automático”. ...

    Colocación correcta de los cinturones de seguridad
    Colocación del cinturón automático de tres puntos Antes de abrocharse el cinturón de seguridad deberá adaptar el asiento delantero a su estatura. Véase el ...

    Previsión durante la conducción
    Cuando el vehículo consume más combustible es al acelerar. Si conduce de forma previsora tendrá que frenar menos y, por lo tanto, acelerará menos. Aproveche la inercia ...