Funcionamiento del pretensor del cinturón

En caso de colisión frontal, los cinturones de seguridad de los asientos delanteros se tensan automáticamente.

Los cinturones de seguridad de los asientos delanteros están equipados con pretensores. Los pretensores son activados por medio de sensores, pero sólo en caso de colisiones frontales, laterales y traseras graves y si se lleva puesto el cinturón de seguridad correspondiente. Gracias a los pretensores los cinturones de seguridad se tensan en dirección contraria a su salida y se amortigua el movimiento hacia delante de los ocupantes.

El pretensor sólo se puede activar una vez.

Los pretensores del cinturón no se activarán en caso de colisiones frontales, laterales o traseras de poca gravedad, si el vehículo vuelca o en el caso de accidentes en los que el vehículo no se vea afectado por fuerzas considerables desde la parte delantera, lateral o trasera del mismo.

Nota

  • Si los pretensores se activan se desprenderá un polvo fino. Esto es normal y no significa que se haya producido un incendio en el vehículo.
  • Si se procede a desguazar el vehículo o a desmontar algunos componentes del sistema es imprescindible observar las normas de seguridad al respecto. Los talleres especializados conocen estas normas que también están a su disposición.
    Vease tambien:

    Cuentakilómetros o indicador flexible de intervalos de servicio
    Cuentakilómetros El contador izquierdo de la pantalla registra el kilometraje total recorrido por el vehículo. El contador derecho registra los recorridos cortos. La última po ...

    Apertura o cierre eléctricos de las ventanillas
    Desde los mandos dispuestos en la puerta del conductor es posible accionar tanto las ventanillas delanteras como las traseras. Fig. 69 Detalle de la puerta del conductor: mandos para las ventanil ...

    Los primeros 1500 km – y después
    Rodaje Durante las primeras horas de servicio, la fricción interior del motor es mayor que posteriormente, cuando todas sus piezas móviles se han adaptado entre sí. El buen r ...