Antiaprisionamiento

El techo dispone de una función antiaprisionamiento que evita posibles daños al cerrar el techo.

Cuando cerramos el techo de forma convencional , al encontrar cualquier tipo de obstrucción, se abrirá automáticamente. Sin embargo, esto no sucede cuando se activa el cierre de emergencia o de máxima fuerza.

Nota

Existe un cierre de emergencia o de máxima fuerza, que sólo deberá utilizarse en casos de extrema necesidad, por ejemplo, circulando a altas velocidades o cuando por ensuciamiento o congelación de las guías no se pueda cerrar de forma convencional. Para cerrar, pulsar la parte inferior del mando, el techo se cerrará con mucha fuerza.

¡Atención!

  • •¡Precaución al cerrar el techo!. Al cerrar el techo descuidada o incontroladamente se pueden producir magulladuras, especialmente si se trata de niños.
  • El conductor deberá advertir, a los demás ocupantes del vehículo, del riesgo que supone un manejo descuidado del techo corredizo levadizo*.
  • Al abandonar el vehículo, incluso por un instante, hay que extraer siempre la llave de encendido. No deje nunca a niños solos en el vehículo.
  • Al cerrar el techo con el cierre de máxima fuerza, existe la posibilidad de accidentarse o herirse. Por ello deberán extremarse las precauciones al efectuar dicha operación.
    Vease tambien:

    Posición correcta del acompañante
    El acompañante debe guardar una distancia mínima de 25 cm con respecto al tablero de instrumentos para que, en caso de que se dispare el airbag, le ofrezca la mayor seguridad posible ...

    Freno de mano
    Con el freno de mano puesto y el encendido conectado se enciende el testigo. Deberá apagarse cuando se quite el freno de mano. ...

    Freno de mano
    Para poner el freno de mano hay que levantar firmemente la palanca. En una cuesta pronunciada habrá que colocar además la primera marcha o, en caso de cambio automático, el ...