Control antipatinaje (TCS)

En los vehículos con tracción delantera, el TCS reduce la potencia del motor, impidiendo así que, al acelerar, patinen las ruedas. Este equipo actúa a cualquier velocidad del coche, en combinación con el ABS. En caso de anomalía del ABS, fallará también el TCS.

Los vehículos dotados de TCS* van equipados adicionalmente con un bloqueo electrónico del diferencial (EDS).

Mediante el EDS se facilita notablemente o incluso se posibilita arrancar, acelerar o subir pendientes aún cuando la calzada presenta condiciones desfavorables.

El EDS actúa automáticamente, es decir, sin que tenga que intervenir el conductor.

El sistema controla las vueltas de las ruedas motrices mediante los sensores del ABS. Mientras la velocidad de marcha no sea superior a 80 km/h, la diferencia de vueltas de unas 100 v/min. que pudiera haber entre las ruedas motrices, debido al estado resbaladizo del piso por un solo lado, se compensa frenando la rueda que patina, y la potencia se transmite a la otra rueda motriz a través del diferencial.

Este proceso de regulación es perceptible a través de ruidos.

Para alcanzar la mejor efectividad del EDS, al iniciar la marcha, pisar los pedales del acelerador y del embrague según las condiciones de la calzada.

¡Atención!

Al acelerar sobre una calzada resbaladiza, p.ej. con hielo y nieve, pisar el acelerador cuidadosamente. Incluso con el EDS, las ruedas pueden patinar e influir en la estabilidad del vehículo.

Para que el disco de freno de la rueda que se frena no se caliente demasiado con el EDS se desconecta automáticamente en caso de esfuerzo extremo. El vehículo sigue funcionando con las mismas propiedades que un vehículo sin EDS. Por este motivo no se advierte la desconexión del EDS.

En cuanto se haya enfriado el freno, el EDS se vuelve a conectar automáticamente.

Si se enciende el testigo del ABS, también puede ser el aviso de un fallo del EDS. Diríjase lo antes posible a un Servicio Técnico.

¡Atención!

El modo de conducir se deberá siempre adaptar al estado de la calzada y al tráfico. El hecho de ser mayor la seguridad con el EDS no debería inducir a correr ningún riesgo.

El TCS se conecta automáticamente al arrancar el motor. En caso necesario, se podrá conectar o desconectar pulsando brevemente el botón situado en la consola central junto al freno de mano.

Con el TCS desconectado se enciende su testigo luminoso.

Normalmente debería llevarse siempre conectado el TCS. Sólo en casos excepcionales, es decir, cuando se desee que patinen las ruedas, será necesario desconectarlo, p.ej.:

– con rueda de emergencia de tamaño reducido,
– llevando puestas las cadenas antinieve,
– al conducir por nieve profunda o por terreno blando,
– con el coche atascado, para sacarlo "columpiándolo" y
– al subir pendientes con un agarre muy diferente para las ruedas motrices (p.ej. hielo en el lado izquierdo, asfalto seco en el derecho). En estas condiciones sigue funcionando el EDS.

Después debería volver a conectarse el dispositivo.

¡Atención!

El estilo de conducción deberá siempre adaptarse al estado de la calzada y a las condiciones de tráfico. La mayor seguridad proporcionada por el TCS no deberá inducir a correr ningún riesgo.

Nota

Para garantizar un funcionamiento perfecto del TCS, los cuatro neumáticos tienen que ser iguales. De no ser así podría verse mermado el rendimiento del motor.

Véase también "Cambio de ruedas/neumáticos".

    Vease tambien:

    Cuadro general del tablero de instrumentos
    Fig. 31 Tablero de instrumentos Este cuadro general le servirá de ayuda para familiarizarse rápidamente con los indicadores y elementos de mando. Manilla interior de la puerta ...

    Mandos
    Mando giratorio A – Selección de velocidad del ventilador Girando el mando a la derecha, se aumentará la velocidad del ventilador. Girando el mando a la izquierda, se reducir&aacut ...

    Llaves
    Con el coche se entregan dos llaves A que sirven para todas las cerraduras. Además, se adjunta un llavero de plástico B con el número de la llave. ¡Atención! ...