Llantas de aleación ligera

Para mantener en buen estado las llantas de aleación ligera durante un largo periodo de tiempo, es necesario conservarlas con regularidad. Ante todo, se deben lavar detenidamente cada dos semanas para quitar de ellas la sal antihielo y el polvillo de los frenos, ya que, de lo contario, sería atacado el metal. Después del lavado, deberían tratarse las llantas con un producto especial para la limpieza de tales llantas que no contenga ácidos. Aproximadamente cada 3 meses es necesario frotarlas detenidamente con cera dura para automóviles. No utilizar pulimento para pintura o cualquier otra clase de producto esmerilador. En el caso de haberse deteriorado la capa de pintura protectora (impactos de piedras) deberá repasarse inmediatamente.

¡Atención!

Al limpiar las ruedas hay que tener en cuenta que el funcionamiento de los frenos puede quedar perjudicado por la humedad, el hielo o la sal de la calzada.

    Vease tambien:

    Apoyacabezas
    Los apoyacabezas son ajustables en altura y deberán adaptarse a la estatura del ocupante. Un apoyacabezas correctamente ajustado ofrece, junto con el cinturón de seguridad, una pro ...

    Alternador
    Este testigo indica que hay una avería en el alternador. El testigo se enciende al conectar el encendido. Deberá apagarse una vez arrancado el motor. Si el testigo se enciende du ...

    Intercambio de ruedas
    Cuando se hayan desgastado mucho más los neumáticos delanteros es aconsejable cambiarlos por los traseros, conforme al esquema. Con ello, se consigue la misma duración aprox ...