Llantas de aleación ligera

Para mantener en buen estado las llantas de aleación ligera durante un largo periodo de tiempo, es necesario conservarlas con regularidad. Ante todo, se deben lavar detenidamente cada dos semanas para quitar de ellas la sal antihielo y el polvillo de los frenos, ya que, de lo contario, sería atacado el metal. Después del lavado, deberían tratarse las llantas con un producto especial para la limpieza de tales llantas que no contenga ácidos. Aproximadamente cada 3 meses es necesario frotarlas detenidamente con cera dura para automóviles. No utilizar pulimento para pintura o cualquier otra clase de producto esmerilador. En el caso de haberse deteriorado la capa de pintura protectora (impactos de piedras) deberá repasarse inmediatamente.

¡Atención!

Al limpiar las ruedas hay que tener en cuenta que el funcionamiento de los frenos puede quedar perjudicado por la humedad, el hielo o la sal de la calzada.

    Vease tambien:

    Desabrocharse el cinturón de seguridad
    No se quite nunca el cinturón de seguridad antes de que el vehículo se haya parado. Fig. 15 Retirar la lengüeta del cierre del cinturón – Pulse la tecla roja que hay en ...

    Pedales
    En ningún momento deberá estorbarse el acceso a los pedales. Por ello, en la zona reposapiés no deberá haber objetos que puedan ir a parar bajo los pedales. En el &aacu ...

    Pulimento
    Sólo es necesario, cuando la pintura haya perdido su vistosidad y ya no recobre su brillo con productos conservantes. Cuando el pulimento aplicado no contenga conservante, deberá apl ...