Llantas de acero

– Las llantas de acero se han de lavar con una esponja que sea sólo para este uso.

El polvo de abrasión de los frenos que queda depositado en las llantas, puede eliminarse con un producto de limpieza industrial. Repare los daños ocasionados en la pintura de las llantas, antes de que comiencen a oxidarse.

¡ATENCIÓN!

  • Jamás se limpiarán los neumáticos con toberas de chorro cilíndrico. Aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños a los neumáticos. Existe peligro de accidente.
  • La presencia de agua, hielo o sal antihielo en el sistema de frenos puede reducir la eficacia de frenado, por lo que existe peligro de accidente. Inmediatamente después del lavado evite maniobras de frenado bruscas o repentinas. Habrá que frenar repetidas veces hasta que los frenos “se sequen” →, “Capacidad y distancia de frenado”.
    Vease tambien:

    Reposición del nivel del líquido refrigerante
    Primero parar el motor y dejar que se enfríe. Después cubrir con un trapo el tapón del depósito de compensación y abrirlo con cuidado girándolo a la izquier ...

    Luces posteriores
    • En la carrocería - Luz intermitente, población y freno • En el portón - Lado izquierdo: población y antiniebla. - Lado derecho: población y marcha atr&aacu ...

    Asientos delanteros
    El reglaje correcto del asiento es importante para: – llegar con rapidez y seguridad a los mandos, – mantener el cuerpo relajado y descansado y – obtener la máxima protección de ...