Llantas de acero

– Las llantas de acero se han de lavar con una esponja que sea sólo para este uso.

El polvo de abrasión de los frenos que queda depositado en las llantas, puede eliminarse con un producto de limpieza industrial. Repare los daños ocasionados en la pintura de las llantas, antes de que comiencen a oxidarse.

¡ATENCIÓN!

  • Jamás se limpiarán los neumáticos con toberas de chorro cilíndrico. Aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños a los neumáticos. Existe peligro de accidente.
  • La presencia de agua, hielo o sal antihielo en el sistema de frenos puede reducir la eficacia de frenado, por lo que existe peligro de accidente. Inmediatamente después del lavado evite maniobras de frenado bruscas o repentinas. Habrá que frenar repetidas veces hasta que los frenos “se sequen” →, “Capacidad y distancia de frenado”.
    Vease tambien:

    Recubrimiento de los faros para la guía derecha
    Fig. 129 Faro derecho Fig. 130 Faro izquierdo En el faro derecho, si se pasa de circular por la vía izquierda a hacerlo por la derecha. En el faro izquierdo, si se pasa de circular por ...

    Anillas de amarre
    En el maletero van dispuestas cuatro anillas (véanse las flechas) para fijar objetos. Dos de las anillas se encuentran a los lados derecho e izquierdo, respectivamente, de la parte delant ...

    Pedales
    En ningún momento deberá estorbarse el acceso a los pedales. Por ello, en la zona reposapiés no deberá haber objetos que puedan ir a parar bajo los pedales. En el &aacu ...