Llantas de acero

– Las llantas de acero se han de lavar con una esponja que sea sólo para este uso.

El polvo de abrasión de los frenos que queda depositado en las llantas, puede eliminarse con un producto de limpieza industrial. Repare los daños ocasionados en la pintura de las llantas, antes de que comiencen a oxidarse.

¡ATENCIÓN!

  • Jamás se limpiarán los neumáticos con toberas de chorro cilíndrico. Aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños a los neumáticos. Existe peligro de accidente.
  • La presencia de agua, hielo o sal antihielo en el sistema de frenos puede reducir la eficacia de frenado, por lo que existe peligro de accidente. Inmediatamente después del lavado evite maniobras de frenado bruscas o repentinas. Habrá que frenar repetidas veces hasta que los frenos “se sequen” →, “Capacidad y distancia de frenado”.
    Vease tambien:

    Luz interior y luces de lectura delanteras (de tres partes)
    Extraer el cristal. Para ello, introducir un destornillador fino por su parte plana o un objeto similar entre la carcasa y el cristal (flecha) y retirar el cristal con mucho cuidado, hacien ...

    Luz de la guantera
    Introducir el destornillador por arriba, entre la luz y la guantera y extraer la luz con cuidado. A continuación, retirar la luz hacia afuera de forma inclinada. Cambiar la lá ...

    Fusibles
    Los diferentes circuitos de corriente están protegidos por medio de fusibles. Es aconsejable llevar siempre algunos fusibles de recambio. ¡Atención! Bajo ningún concepto ...