Llantas de acero

– Las llantas de acero se han de lavar con una esponja que sea sólo para este uso.

El polvo de abrasión de los frenos que queda depositado en las llantas, puede eliminarse con un producto de limpieza industrial. Repare los daños ocasionados en la pintura de las llantas, antes de que comiencen a oxidarse.

¡ATENCIÓN!

  • Jamás se limpiarán los neumáticos con toberas de chorro cilíndrico. Aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños a los neumáticos. Existe peligro de accidente.
  • La presencia de agua, hielo o sal antihielo en el sistema de frenos puede reducir la eficacia de frenado, por lo que existe peligro de accidente. Inmediatamente después del lavado evite maniobras de frenado bruscas o repentinas. Habrá que frenar repetidas veces hasta que los frenos “se sequen” →, “Capacidad y distancia de frenado”.
    Vease tambien:

    Evite los desplazamientos cortos
    Fig. 131 Consumo de combustible (l/100 km) a dos temperaturas ambiente El motor y el catalizador tienen que alcanzar su temperatura de funcionamiento óptima para reducir de forma efectiva ...

    3 – Reglaje del alcance de las luces
    Con la regulación eléctrica del alcance de luces se pueden adaptar los faros, sin escalonamientos, al estado de carga del vehículo. Con ello se evita deslumbrar, dentro de l ...

    Conservación de huecos
    Todos los huecos del vehículo, expuestos a corrosión, llevan ya de fábrica una protección permanente. Ese producto de conservación no necesita ser comprobado ni r ...